El presidente de CAC-Asprocon, Joel García, ha reclamado durante la Asamblea General de la Confederación celebrada en el Castillo del Bosque de la Zoreda «más inversión pública», dirigida a la mejora y conservación de carreteras o equipamientos en los que llevar a cabo las políticas sociales, así como la eliminación de la burocracia, que actualmente genera «muchas trabas» para el sector.

En la Asamblea General, en cuyo acto de clausura también han intervenido el vicepresidente del Principado y consejero de Infraestructuras, Juan Cofiño, y el presidente de Fade, Belarmino Feito, han participado alrededor de 140 asociados y al término de la misma se han entregado las insignias de la Confederación a los representantes de las compañías con más de 25 años de pertenencia a la misma.

Durante su intervención, García ha lamentado el «gran obstáculo» que supone la burocracia en la construcción, ya que pone «trabas muy difíciles de superar» a los inversores privados, así como la «tortuosa gestión administrativa». Algo que ha hecho extensivo a la concesión de licencias, que los ayuntamientos se han comprometido a «desatascar lo antes posible», un compromiso con el que CAC-Asprocon será «exigente».

A su modo de ver, «la sociedad va a una velocidad muy diferente a la de las administraciones», que a veces parece que «circulan en dirección contraria».

Una vez conocido el borrador de presupuestos regionales para 2020, García ha reivindicado «más inversión pública», para actuar sobre necesidades «reales del sector» como la mejora y mantenimiento de carreteras y equipamientos.

El presidente dela patronal de la construcción ha reiterado que se necesita el 3 por ciento del presupuesto para conservación y mantenimiento de infraestructuras viarias, lo que supone 130 millones de euros anuales.

Sobre este asunto, ha incidido en que la inversión es un «factor generador de empleo y riqueza», por lo que entiende que «no hay mayor protección frente a la pobreza».

Joel García pidió al Gobierno regional que trabaje en la búsqueda de un nuevo sistema de financiación autonómica «más justo con Asturias», que contemple las singularidades de la región y que permita atender sus necesidades.

A este respecto también se ha pronunciado Juan Cofiño, que ha justificado la baja inversión a las «estrecheces presupuestarias» en el área de Infraestructuras, recordando que «este es el año que más deuda tiene que pagar el Principado». A este respecto, ha reconocido estar «preocupado» por el estado y mantenimiento de la red de carreteras regionales, poniendo el foco en la importancia de llevar a cabo un buen saneamiento para evitar que «enfermen», así como de la red ferroviaria, «abandonada en los últimos años».

No obstante, ha subrayado que el presupuesto crece «a pesar de estas estrecheces» y ha valorado el esfuerzo realizado para equilibrar el gasto y la inversión en un proyecto que «no puede satisfacer a todo el mundo».

Acerca de las quejas de García sobre la complejidad de la burocracia, ha admitido lo «farragoso» que puede resultar en algunas ocasiones, motivo por el que ha anunciado que el Principado derogará el RAMINP, que ayudará a «agilizar la concesión de licencias».

Por su parte, Belarmino Feito ha manifestado que comparte «las inquietudes y preocupaciones» planteadas por CAC-Asprocon, a la que ha felicitado por su trabajo para «salir de una grave crisis» en un «momento complejo para el sector».

Acerca del discurso de García, ha coincidido en la necesidad de que la administración «modernice y agilice sus procesos» ya que permitiría dar «mejores servicios a un menor coste» y potenciar la actividad económica.

No hay comentarios

Dejar respuesta

cinco × tres =