La digitalización en los procesos constructivos y de gestión en la industria de la construcción asturiana está aún dando sus primeros pasos. El sector ha emprendido un camino sin retorno que será largo y arduo, pero que ofrece grandes oportunidades. Y aquellas empresas que no emprendan esta vía, terminarán fuera del mercado.

Estas son algunas de las reflexiones que se expusieron esta mañana durante la presentación del informe sobre «Transformación digital en el sector de la construcción asturiana» que ha sido elaborado para CAC-Asprocon por CTIC Centro Tecnológico a través del proyecto de Centros SAT de Asturias gestionado por el propio Centro y el IDEPA. Las conclusiones del informe fueron presentadas por Eva Pando, Directora General del IDEPA; Pablo Priesca, Director General del CTIC Centro Tecnológico y Beatriz Costales, Presidenta Grupo de Industria Auxiliar y Servicios de la Confederación.

Este informe ha sido elaborado a través de la aplicación de una metodología propia de análisis desarrollada por CTIC que examina 200 prácticas estructuradas en diferentes áreas de la empresa para conocer así el grado de madurez digital de las empresas del sector de la construcción asturiana. Las áreas analizadas han sido estrategia y organización, procesos de gestión, procesos constructivos, infraestructura tecnológica, ciberseguridad y habilitadores digitales.

Las nueve empresas que han participado en este diagnóstico, promovido desde el grupo de trabajo de innovación de CAC-Asprocon, han sido CSB, Iguar, Davelco, Horsella, Horvalsa, Dock, Coto, Ingeco y Construcciones Manuel Esteves, representantivas de las diferentes actividades del sector.

En el concepto Construcción 4.0, heredado de Industria 4.0, las obras son las fábricas y las construcciones los productos. Los objetivos son los siguientes:

Optimizar y mejorar la eficiencia eficiencia de los procesos constructivos y de gestión.

Digitalizar la obra mediante la utilización de habilitadores digitales. El objetivo es que todos los datos que se generan de las obras se almacenen en la nube y  se analicen en tiempo real generando informes de manera inmediata para tomar decisiones correctas, anticipar problemas, predecir compras y precios…

Mayor colaboración entre todos los agentes de la cadena de la cadena de valor.

Construcción Construcción sostenible y eficiente energéticamente. Reducción del impacto medioambiental.

El informe concluye que existe una «clara toma de conciencia sobre la relevancia de la digitalización y de la transformación que implica en todas las empresas diagnosticadas, encontrándose en un punto inicial de definición de sus estrategia y hora de ruta».

El grado de digitalización «es avanzado en los procesos de gestión estructurales (económico, financiero, comercial), pero muy incipiente en los procesos operativos (obras)».

Las empresas han incorporado por lo general tecnologías TIC «tradicionales» (ERPs, webs, ofimática y gestión documental…) pero apenas habilitadores digitales 4.0 (ioT, inteligencia artificial, realidad aumentada/virtual, etc.).

La presidenta del grupo de la Industria Auxiliar de CAC-Asprocon, Beatriz Costales, indicó durante su intervención que las empresas del sector (promotoras, constructoras, fabricantes de materiales y distribuidores) «tendrán que adaptarse a este cambio o no serán capaces de sobrevivir». A su juicio, el nuevo modelo «nos permitirá ser más competitivos, adecuándonos más rápido a las nuevas situaciones del mercado» y aunque la revolución digital sea difícil de afrontar inicialmente para empresas pequeñas, «también es una gran oportunidad para reinventarse, mejorar la eficiencia en costes, la experiencia del cliente y la diferenciación respecto a los competidores».

Costales se mostró convencida de que la digitalización «supondrá una gran oportunidad en la gestión de proyectos» garantizando la eficiencia energética y la reducción de emisiones contaminantes, impulsando mejoras en toda la cadena de valor de la construcción gracias a la metodología BIM, mejorando la experiencia del usuario y facilitando el acceso a información más especializada a través del Internet de las Cosas, y garantizando elevados niveles de seguridad.

Pero este cambio, añadió, requiere un esfuerzo inversor y de formación que deben adaptarse «al tamaño y peculiaridades de las empresas del sector, intentando flexibilizar las ayudas para adecuarse». Asimismo, pidió «que se agoten los créditos establecidos en las convocatorias de forma que las ayudas lleguen al mayor número posible de empresas».

Al término de las intervenciones, representantes de Construcciones San Bernardo, Iguar Construcciones y Hormigones de Valdés expusieron su experiencia en la elaboración de este diagnóstico, mostrándose partidarios de seguir avanzando en este campo, a pesar de las dificultades que entraña tanto desde el punto de vista económico, como por las particularidades de la actividad de la construcción.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

diez − 2 =