La Confederación Asturiana de la Construcción, CAC-Asprocon, ha presentado hoy, 18 de junio, el primer informe que se realiza en España sobre la situación real de la oferta y la demanda de vivienda en una comunidad autónoma y que permite determinar las necesidades de vivienda en Asturias para los próximos cinco años, el perfil del comprador y el producto demandado. Se trata de un informe que ha sido patrocinado por Caja Rural de Asturias, en la parte correspondiente a la oferta, y por la Consejería de Servicios y Derechos Sociales del Principado de Asturias, la parte de la demanda.

El estudio, presentado durante el IV Foro Inmobiliario de Asturias que organiza la patronal de la construcción y que reunió esta mañana en Oviedo a cerca de un centenar de empresarios del sector, ha sido realizado por la Sociedad de Tasación y la empresa GAD3 considerando la situación actual sólo de la vivienda nueva, sin incluir segunda residencia, en municipios de Oviedo, Gijón, Avilés, Siero, Langreo y Mieres, así como con los datos extraídos a partir de 1.200 encuestas.

Según el informe, sumando aquellos factores que generan un aumento o disminución como son la creación de obra nueva, la reserva, la venta de obra nueva y segunda mano, así como la existencia de un stock estructural no vendible, se obtiene que el stock de vivienda existente en dichos concejos a principios de 2019 era de 4.675 viviendas (en una horquilla entre las 4.498 viviendas y las 4.848 unidades).

Por lo que se refiere al censo actual de obra nueva, se determina que en los concejos estudiados actualmente existen 113 promociones de obra nueva en comercialización desde 2018, con un stock disponible de 1.240 viviendas, de las 3.787 totales, esto es 32,7%, para tipologías principalmente de 2 y 3 dormitorios.

Particularizando por concejo, el 84% de las viviendas se concentran en Oviedo y Gijón (3.188 viviendas en 89 promociones) y su absorción en muy similar a los concejos de Avilés, Siero y Mieres. Langreo es la que mayor stock disponible tiene con un 45% disponible.

De igual modo, los ritmos de venta en Gijón y Oviedo son muy positivos, puesto que superan las 3 unidades de venta al mes. El resto de concejos presentan ritmos comedidos, no superiores a las 2 viviendas/mes, salvo Langreo, cuyo ritmo es muy bajo, inferior a 0,5 viviendas/mes.

La mayor demanda de vivienda se concentra en los concejos de Oviedo y Gijón, en donde asimismo los ritmos de venta y absorción de stock son mayores. Por el contrario, la demanda para los concejos de Mieres y Langreo es menor, siendo en este último en donde se detecta una actividad inmobiliaria menor, existiendo aún un 45% de la oferta de obra nueva sin absorber.

La evolución demográfica y los flujos de hogares reflejan una necesidad de hogares en Asturias de 6.124, fruto de la diferencia entre la creación y la destrucción de hogares. Particularizado para los 6 concejos estudiados, la necesidad de hogares se sitúa en las 5.013 viviendas (absorbe el 82% del total del Principado).

En cuanto a los precios de compra, la encuesta refiere un rango de precios óptimos para los encuestados entre los 94.000 € y los 138.000 € para viviendas, mientras que para el alquiler se considera óptimo, según las personas encuestadas, un rango de 369-600 €.

En este sentido, y con respecto a la capacidad de compra de vivienda de la población asturiana, la tasa de esfuerzo financiero del Principado de Asturias se encuentra en un porcentaje menor que el de la media española, siendo el del Principado de entre 16,1-16,3% (esto es, que la población asturiana destina de media aproximadamente un 16% de sus ingresos totales anuales al pago de la vivienda), mientras que la media nacional sitúa en torno al 20-24%, situación que durante los próximos años se prevé que se mantenga.

Por otro lado, con respecto al índice de esfuerzo inmobiliario, en 2019 el Principado de Asturias obtuvo un índice de esfuerzo de 5,4 años, situándose entre las 6 comunidades autónomas en donde el índice de esfuerzo es menor (la media nacional se situó en torno a 6,8 años).

El presidente de CAC-Asprocon, Joel García, señaló al inicio del Foro que a pesar de “los condicionantes demográficos y de otro tipo que tiene la economía asturiana para crecer, también conocemos el empuje de las empresas de la construcción de nuestra región y estamos convencidos de que la promoción podrá seguir desarrollándose a un ritmo razonable si nos atenemos al contexto del mercado”. No obstante, alertó contra la burocracia y pidió “reducir los plazos y simplificar trámites en la concesión de licencias” porque los tiempos actuales “acarrean importantes gastos financieros, generan inseguridad, frenan las inversiones y restringen la oferta e incrementa el precio de la vivienda, dificultando la producción de un producto asequible”.

Joel García añadió que “la creación de una ventanilla única para unificar y agilizar trámites relacionados con las licencias y los pliegos, tanto en el Principado como en los ayuntamientos, será una medida bien acogida por empresarios y ciudadanos. Lo mismo que la licencia colaborativa que hemos apoyado en Oviedo y que debería ser ya una realidad”.

Por su parte, el consejero delegado de la Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, quien elogió la iniciativa de CAC-Asprocon y abogó porque se extienda a otras regiones, destacó el hecho de que Asturias no tiene un problema inmobiliario ni urbanístico, sino un problema de demanda derivada principalmente de la escasa creación de hogares y de factores relacionados con el empleo. En este sentido, abogó por un gran pacto político para el sector inmobiliario y lamentó que la nueva ley del crédito hipotecario vaya a suponer una barrera de acceso a la compra de vivienda para los jóvenes ya que las entidades financieras endurecerán las condiciones para conceder hipotecas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

5 × 3 =