La Confederación Asturiana de la Construcción, CAC-Asprocon, organizó hoy en colaboración con la Consejería de Empleo, Industria y Turismo una jornada de presentación de los cursos de formación con compromiso de contratación para empresas del sector, con los cuales se trata de recuperar el empleo perdido durante la pasada crisis, incorporando a nuevos trabajadores desempleados, principalmente jóvenes, y recuperando a parte de los que abandonaron la construcción, capacitándoles en las nuevas habilidades que requiere esta actividad.

La directora general del Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias (SEPEPA), Luisa Pérez, explicó que estos cursos son “formación a la carta en lo que las empresas necesiten”. Pueden concurrir a la convocatoria, actualmente abierta, empresas con necesidades formativas de un determinado perfil; agrupaciones de empresas con las mismas necesidades constituidas ante notario y entidades dedicadas a la formación que representen a empresas y se hagan cargo de realizar las gestiones e impartir los cursos.

Las empresas que soliciten esta formación a medida pueden seleccionar alguno de los cursos incluidos en el catálogo del SEPEPA, solicitar un curso ad hoc con partes de varios de los disponibles o proponer un programa totalmente nuevo que se validará en el plazo máximo de mes y medio para incorporarlo al catálogo. 

El único requisito que deben cumplir los solicitantes es el compromiso de contratación de al menos el 40% de los participantes en los cursos de manera que suponga un aumento de la plantilla media del último año. Los contratos pueden ser por seis meses, si son a tiempo completo; por nueve meses, si son a tiempo parcial, o por un máximo de doce meses sin son de formación y aprendizaje. 

El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, y el presidente de CAC-Asprocon, Joel García, coincidieron en que esta iniciativa puede ser un revulsivo para la construcción, “un sector que está al alza” y que necesita recuperar profesionales tras la fuga de trabajadores provocada por la crisis y la pérdida de “expertise” que se ha producido como consecuencia de los nuevas habilidades requeridas por las exigencias de la eficiencia energética, la sostenibilidad y las nuevas normativas de aplicación al sector.

Joel García subrayó que estos cursos “por su flexibilidad pueden atraer a trabajadores que están en otros sectores y beneficiar a las empresas. Hay escasez de personal en todas las áreas de la construcción y con estas medidas tratamos de que la gente vuelva a confiar en nuestro sector como una actividad tranquila para trabajar y donde no va a haber otra debacle”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

20 − 17 =