La presidenta de los Promotores de la Confederación Asturiana de la Construcción, CAC-Asprocon, María Calvo, afirmó esta mañana durante la apertura del III Foro Inmobiliario de Asturias “Urbanismo, Demografía, Tendencias y Oportunidades” que es necesario que los poderes públicos doten al sector “de un marco normativo estable y de la seguridad jurídica adecuada, para que pueda desarrollar su actividad con garantías”.

Calvo señaló también la “inabarcable cantidad de normas que cambian constantemente y que generan una inseguridad jurídica que dificulta el estudio de las inversiones en el sector inmobiliario”. A lo que se añade el problema de la “nulidad de los planeamientos” que hace que inversiones realizadas conforme a una norma válida “puedan acabar siendo completamente inútiles”, lo que acarrea consecuencias económicas, derivadas de la perdida de inversiones, de lo que se deja de invertir y del empleo que no se genera, cuando las ciudades están sin planeamiento.

En este sentido, la presidenta de los Promotores además de reclamar la pronta aprobación del Plan general urbano de Gijón, comentó también que es necesaria una modificación normativa que permita subsanar errores parciales en los Planes generales, evitando que conlleven la nulidad de la totalidad del planeamiento.

Calvo pidió asimismo la necesidad de agilidad en la tramitación de licencias, afirmando que “plazos de más de 12 meses para tramitar una licencia como ocurre en Oviedo son inasumibles”, por el coste financiero que conllevan, la inseguridad sobre la inversión y la incertidumbre ante los compradores “que pueden hacer inviable un proyecto”.

Respecto a la situación del sector, Calvo afirmó que se ha salido de la crisis, pero “nos enfrentamos a una realidad muy diferente a la de hace 10 años, con una población cada vez más envejecida y, en el caso de Asturias, un significativo éxodo de jóvenes. En su opinión estos cambios pueden traer oportunidades para el sector ya que hay necesidades específicas para los mayores no cubiertas en materia de vivienda y es necesario también buscar soluciones para facilitar el acceso de los más jóvenes a la misma.

El año pasado se iniciaron en Asturias 1.157 viviendas, un 30% más que en 2016, tendencia que parece continuar este año y que exige al sector adaptarse a las nuevas necesidades y gustos de los compradores.

No hay comentarios

Dejar respuesta

6 − dos =