Nuestra asociación ha presentado las alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana  de Gijón, que actualmente se encuentra en fase de exposición pública.  Las alegaciones se pueden concentrar en dos partes. Por una la que cuestiona el modelo de ciudad que se se refleja en el PGO y por otra, cuestiones más concretas sobre normativa y ordenanzas.

A continuación se detallan las principales alegaciones presentadas por la Confederación Asturiana de la Construcción- Asprocon ante el proyecto de PGOU del Ayuntamiento de Gijón, muchas de la cuales ya han sido advertidas con anterioridad.

1.- En primer lugar, se discute la conveniencia del cambio de modelo propuesto por el documento de aprobación inicial. El plan precedente generó determinadas inversiones y proyectos que, con carácter general, debieran mantenerse en aras de la seguridad jurídica, el sostenimiento de la actividad económica y el empleo.

2.- Ello no quiere decir que no pueda reconsiderarse algún urbanizable en concreto, cuando haya fundamentadas razones para ello que pesen más que las consecuencias negativas de su supresión. Tampoco que no se comparta la concepción de la ciudad compacta como concepto en abstracto. Lo que se defiende es que partiendo de una situación sobrevenida, había otras soluciones posibles, menos gravosas y tan sostenibles como la planteada. En definitiva, no se comparte la dicotomía que identifica el modelo anterior con el  urbanismo insostenible y al modelo nuevo con el paradigma de la sostenibilidad deseable y objetiva. Creemos que tras esta afirmación únicamente hay discurso o slogan político con muy poco sustento técnico y fáctico.

3.- Y es que, más allá del interés político, algo tan drástico y trascendente como la supresión de todos los urbanizables del municipio se sostiene únicamente en dos documentos que en modo alguno tienen la entidad y el rigor suficiente para ello.

Nos estamos refiriendo al prediagnóstico y la encuesta ciudadana, ambos realizados con escaso tiempo, participación y, parece ser que estudio, a la vista de los innumerables errores en los que incurre el primero de ellos en materia de cuantificación de oferta y demanda de vivienda en el municipio.

4.- Sobre el modelo de ciudad compacta, la sostenibilidad del urbanismo y la consiguiente reducción de suelo y viviendas que se plantean, se denuncian, además, dos cuestiones de gran importancia a nuestro entender:

– Hay suficientes precedentes negativos – y no hay que salir de Gijón para encontrarlos – que demuestran que la teoría del crecimiento `0´ y la escasez de oferta de suelo que supone, deriva inevitablemente en un incremento del precio de la vivienda que sí resulta verdaderamente insostenible.

En este sentido se echa de menos que no se haya estudiado la evolución del precio de la vivienda que sufrió Gijón tras el Plan Rañada, en comparación con la experimentada por otras importantes ciudades asturianas con otros modelos urbanísticos.

– Por otro lado, CAC-Aprocon considera incoherente suprimir urbanizables por razones de sostenibilidad y apuesta por la ciudad compacta, mientras en paralelo se incrementan el número de viviendas  edificables en el suelo rural, así como las unifamiliares en urbanos no consolidados. No hay nada más insostenible que la vivienda unifamiliar por razones de ocupación del territorio, necesidad de servicios urbanísticos, desplazamientos, emisiones, etc.

5.- En sintonía con la tendencia a la ciudad compacta, así como con lo establecido en el borrador de Reglamento de Ordenación del Territorio y Urbanismo que está redactando el Gobierno del Principado de Asturias, se propone asignar un aumento de la edificabilidad mínima en los suelos no consolidados y urbanizables

6.- Se solicita una flexibilización de las ordenanzas en todos aquellos aspectos que no hayan de considerarse como esenciales (edificabilidad, alturas, etc) que otorgue una mayor libertad a los responsables económicos y técnicos de los proyectos edificatorios.

7.- Creemos que el Catálogo Urbanístico debe tramitarse en paralelo, pues de lo contrario puede haber contradicciones no deseables entre éste y el PGOU.

8.- Resulta necesario poner en sintonía el Plan con la Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación urbanas, a fin de aprovechar todas las potencialidades de la Ley en estas materias.

9.- Según se ha podido conocer a través de los medios de comunicación, hay entidades que ya han apuntado algunas razones que pudieran poner en entredicho la legalidad de la tramitación del Plan.  Por ello, y aunque no compartimos tales razones, creemos que habrán de extremarse las precauciones  en este sentido y adoptar, en su caso, las medidas necesarias a fin de garantizar que el documento que se apruebe definitivamente no sea susceptible de ser atacado en los tribunales.

10.- Finalmente, el documento de alegaciones formulado por CAC – ASPROCON contiene u buen número de alegaciones concretas a determinados artículos de las ordenanzas edificatorias que se pueden agrupar principalmente en dos bloques:

  • Las que ajustándose a la apuesta por la ciudad compacta buscan mejorar el aprovechamiento de los solares de la ciudad consolidada.
  • Las que pretenden una mayor libertad de diseño de las edificaciones. Entre ellas tienen especial relevancia aquellas que cuestionan la capacidad de los técnicos municipales a la hora de denegar licencias por razones estéticas, así como las que, en actuaciones de rehabilitación de conjuntos de edificios, permiten el veto de unos sobre otros por estas mismas razones.

Fuente: CAC-Asprocon  Foto: El Comercio

No hay comentarios

Dejar respuesta